Archivo | octubre 2016

KYOTO

        KYOTO: rodeada de templos y  naturaleza.

DSCN7946.JPG

Al final llegamos a la gran conocida Kyoto, ciudad de cientos de templos, de flores,  de arboles decorados como de algodón , de arboles que cambian la coloración en otoño..

No pondremos información turística porque cualquier blog de viajes se puede obtener rodo tipo de detalles de las infinitas cosas que se pueden hacer, se podría hacer una página web extensa solo de esta ciudad!

Aquí la fue la primera vez que buscamos un alojamiento que no fuera en familias, ya que, después de bastantes correos ninguna opción acabo de cuajar, así después de unos veinte días habiendo compartido con familias estábamos por primera vez solos, ya nos fue bien un poco de desconexión. Sigue leyendo

Anuncios

Shigaraki: Peace and Smile farm

Shigaraki: Peace and Smile farm14670757_683686631799189_5922962462620216717_n.jpg

Gracias a Yoshi, nuestro anfitrión en Hino,que contactó con Shizuka una chica que trabajaba en una granja situada a unos 10 minutos en coche de Shigaraki, ella nos había ofrecido alojamiento, pero no sabíamos en que condiciones,íbamos a ir igual, el tema granja nos motivaba ya que la única forma de llegar a ellas era mediante redes como WOOF Japan pero esta página era como un rompecabezas, infinitas opciones y luego sin saber si admitían niños, y es que el nuestro pequeño tenía solo seis meses, a más para contactar con las granjas, tenias que darte de alta con una cuota de 5500 yen.

Sigue leyendo

Omi Hachiman: a orillas del lago Biwe

Omi Hachiman: a orillas del lago Biwe

Desde Hino encontramos estos anfitriones tan cerca Yoshi nos acompañó con su vehículo de 600 c.c. , allí nos esperaban una familia americana japonesa acabada de establecer en este pueblo, Brian y Sumie, quienes respondieron rápidamente a nuestra solicitud de quedarnos en su casa, ellos también tenían niños así que fue un imán de doble juego para nosotros como para ellos, fuimos sus primeros huéspedes, Brian de Estados Unidos trabajaba en Kyoto y Sumie se dedicaba a cuidar los dos hijos y se preparaba para tener el tercero, vivían en el centro de la población en una casa en fase de resturación de dos siglos de antigüedad, con las similitudes de las anteriores casas que habíamos estado.

 

 

Allí otra vez más estuvimos tranquilos e inmensos en la amabilidad de la cultura japonesa, probando nuevos platos que nos prepararon, paseando por el pueblo y sobretodo interaccionado los niños entre ellos.

 

Subimos al imponente templo de Murakumo-Zuiryuji desde donde se divisa parte del lago Biwe, las poblaciones de alrededor, volcanes y donde viven los monjes como centenares de años en módulos suspendidos en un terreno inestable, una experiencia inolvidable.

Sigue leyendo

Hino: por los caminos de Shiga

HINO-NIHONGI

Después de tomar el tren hasta Omi-hachiman seguimos las indicaciones que teníamos grabadas en el móvil, de allí un autobús nos levaría a Hino, concretamente la penúltima parada, esta era una línea que unía los dos pueblos sin ninguna indicación en nuestro alfabeto, cuando llegamos a una parada imaginaria situada en la carretera nos esperaba Yoshi, quien nos había invitado personalmente a su casa después de haber visto un post nuestro en coachsurfing que le había llamado la atención.

DSCN7028.JPG

La verdad es que todos los anfitriones hasta el momento habían sido un auténtico lujo, la amabilidad, hostilidad, fácil convivencia, comodidad..eran un conjunto de factores en común que siempre se repetían.

 

 

Al día siguiente, sábado quedamos con un grupo de crianza natural en un encuentro en la montaña donde habían acomodado una zona de barbacoa y estaba en fase de construcción una casa de bambú en la que colaboramos con una pequeña aportación, aquí acudieron un montón de niños de todas las edades, hicimos un gran picnic y aprovechamos para intercambiar modelos de cultura, vida y educación.

 

La zona donde estábamos alojados era una zona rural donde las casas se situaban a lo largo de la calle principal, históricamente los Omi, comerciantes locales de la época construyeron el estilo de casas propio con unas características que se repetían en este tipo de casas:espacio y rincones para todas la utilidades, en ella había un pozo para abastecerse de agua, habitaciones para fermentar alimentos como el Natto, Miso, Sake y otros, toda un práctica aún utilizada en las zonas rurales de Japón, también la casa tenía despensas de comida, secaderos de verduras, toda una serie de facilidades para no disponer alimentos refrigerados.

.

Estos días aprovechamos para ver templos de la zona, campos de arroz, pasear con bicis, conocer los lagos de la zona, conocer la gastronomía de la zona.
También pudimos aportar nuestra parte haciendo una paella al más estilo artesanal para 18 personas, disfrutando de la preparación, con la gran ayuda y amabilidad de los invitados, los ingredientes naturales, la cocción gracias a unas cocinas de leña, también hicimos alguna tortilla de patatas….nos sorprende la cantidad de carne que comemos en nuestra cultura, para ellos no forma parte de la comida diaria sino que es algo muy eventual.

Sigue leyendo

KASHIWARA: dejamos el hormigón para conocer la zona rural.

KASHIWABARA : por los caminos de Shiga.

Dejamos apartada por un momento la urbe para dirigirnos al interior del país, zona mas rural y menos conocida, este caso era un pueblo llamado Kashiwabara, en la prefectura de  Shiga. Habíamos encontrado una familia que nos ofrecía alojamiento por el portal de  coachsurfing .

Hideo, Hu y su hija de dos años nos esperaban, vivían en el centro del pueblo, en una casa típica de la zona, rellena de madera y muy espaciosa, en la entrada de esta, tenían una tienda de productos ecológicos que importaban desde internet.

Hu procedía de Tokio, había huido de la megapolis de cemento para adentrarse en zona rural y poder cultivar los propios alimentos para su autoconsumo, tenían un campo en las afueras donde plantaban arroz y verduras.

Hideo era del pueblo pero, un día marcho a Tokio donde vivió durante bastantes años hasta que decidió volver a su pueblo natal y poder dedicarse a su hija, al cultivo y disfrutar de la tranquilidad del entorno.

Desde el primer momento se mostraron serviciales con nosotros, nos ofrecieron una típica cena la primera noche.

Sigue leyendo

Esta entrada fue publicada en 1 octubre, 2016. 1 comentario