Cuba: mi primer viaje

Tenia 7 meses cuando mis padres decidieron viajar más allá de Europa, había estado por diferentes sitios de Europa y  una vez en las islas Canarias,  pese a mi dificultad de expresarme ya que con mi edad solo me manifestaba llorando, si hubiera podido decidir  ya hubiera viajado antes o más tarde…fue duro para mi madre ya que la demandaba continuamente con la teta y  mimos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para mis padres la preparación del viaje fue como otro más, mochila, primera noche de hotel y alguna crónica imprimada para tener una idea de donde íbamos…  aunque  esta vez tenía que ser un destino un poco más cómodo, seguro y con pocos desplazamientos.

Cuba tenia un poco en común estos aspectos así que buscamos la opción mejor y desde Madrid encontramos la más  barata, así que a bordo de la Cubana de Aviación aterrizamos aquel febrero de 2012…..

En La Habana capital nos hospedamos en una casa particular, era la casa de un médico y médica que tenían una habitación para alquilar, allí tienes la opción de cenar y desayunar…en Cuba el sistema de alojamientos esta  regulado por el gobierno, ellos limitan el número de habitaciones y el propietario paga una cantidad por cada inquilino que aloje, así es Cuba subordinado a un régimen publico, cualquier otro sistema no declarado se declara ilegal en este país así que cualquier invitación de residentes es vetada para el extranjero.

Otro sistema y más utilizado es  de la red de Resorts que existen en todo el país sobretodo en las zonas de playa y más turísticas, tristemente la imagen que tenemos a priori de Cuba es esta, junto a Fidel y los puros habanos.

Incluso los extranjeros utilizan otra moneda diferente del peso nacional que es el utilizado por los nacionales y puedes comprar cualquier producto en la calle, así que para adentrarse en la sociedad Cubana es mejor utilizar su moneda..

Pizzas, fruta, Ron, pan y arroz son los pocos productos que encuentras en las zonas más rurales, pero es curioso que cuando cambias a la moneda turística llamada dólar o CUC la oferta culinaria y material es mucho más amplia.

En la casa de Miguel el médico fue donde probé por primera vez la piña, guayaba, papaya y malanga..Todo un lujo fruta madurada en el árbol de forma natural…..

Desde La Habana fuimos saltando al siguiente destino todo sobre la marcha, Trinidad ciudad colonial fuimos a visitar…ciudad me encantó por la música, playa y gente…la verdad que viajar con un bebé hace que viajes de otra forma si planes y se abren puertas que antes desconocíamos.

Viajar a Cuba sin organizar tiene el encanto de ver como vive la sociedad cubana envuelta en un castrismo enquistado en el tiempo y una gente que lo da todo.

Visitamos Viñales también en casas, ya que teníamos la intención de no visitar ninguna zona turística vetada a nacionales, desde allí si que fuimos a Cayo Levisa el cual solo se llega en barco, llegar allí fue romper con los esquemas acordados ya que éste si es una zona turística de la cual solo los extranjeros tienen acceso.

Al segundo día ya teníamos mas relación con los empleados que con el resto de extranjeros como nosotros que inundaba la zona.

Para mí fue una experiencia única: crema de calabaza y músic, ésto es lo que se me quedó en mi paladar y sentidos.

Regresamos a Viñales, esta zona los paisajes son espectaculares y invitan a un  paseo, eso sí durante parte del día todo está custodiado por empleados públicos que te acompañan, para huir de ellos tuvimos que esperar a que marcharan y pasear libremente.

Poco más  visitamos de Cuba, raro en mis padres que siempre hacían se recorrían los países de forma rápida pero así, con esta intensidad  nos integramos en su  música, en su gente, en su  comida….lástima que solo me recuerde de este país cuando vea esta página!!!

Anuncios