Taiwán con niños: un país poco conocido para los occidentales.

 

Taiwán es un país que se nutre preferentemente  de turismo Asiático, principalmente Chino, aunque los Taiwaneses no se sienten como tales, si que tienen las raíces comunes ya que la mayoría de la población es descendiente del colosal vecino.

Viajar con niños es una aventura completa, el mayor inconveniente que vimos fue la gastronomía Taiwanesa no siempre tan apetitosa, como en otros países vecinos y sobretodo para los pequeños, otro factor importante son las motocicletas que invaden todas las calles, aceras…caminar por las calles sin acera es una molestia sobretodo cuando vas con niños, da una sensación de inseguridad total, las aceras cuando las hay,  son usadas para aparcar las motos, y las calles son un sinfín de circulación temerosa de estos elementos, la gente no camina ya que la cultura vial es nula, desde la moto se hacen las compras, se pasea, se transporta la mercancía….

La cultura Taiwanesa y sobretodo el trato con los niños es el punto fuerte que hace olvidar el resto, al viajar con niños siempre te abre puertas donde no las hay.

Taipéi es la mega polis  Taiwanesa, si se busca un sinfín de actividades, esta es la ciudad con más oferta: zonas de compras, el gran zoo, la torre Taipéi 101 todo rodeado de una completa y extensa red de transporte local, existe una tarjeta de transporte que se recarga en todos las tiendas de conveniencia, hay que destacar  aquí pero las distancias son eternas y conviene saber el correcto autobús que llega a tu destino, también es mejor evitar los fines de semana, cuando toda la ciudad está abarrotada

El tema del idioma no es un gran problema, el chino mandarín utilizando el chino simplificado como forma escrita es el más común pero el nivel de inglés entre la población es alto.

Para nosotros la diferencia fue entre la Taiwan Occidental, donde se concentra la mayoría de la población, desde Taipei a Kaoh Siung existe una autopista, que en transporte privado o en autobús local es muy cómoda, si se quiere visitar el país en poco tiempo hay una red de tren de alta velocidad que une las dos ciudades en hora y media, la zona Oriental, es la menos poblada por las características meteorológicas y orográficas ,  es también la parte más virgen.

Las reservas en tren son esenciales en la parte este del país ya que los trenes son menos frecuentes y en el resto los fines de semana cuando todo el mundo viaja, en cuanto el autobús cuando hay mucha demanda en un trayecto hay que recoger un numero que servirá para esperar el correspondiente turno de entrada al respectivo autobús.

En este enlace en inglés te permite hacer reservaciones on-line de la red de trenes:

http://www.railway.gov.tw/en/index.aspx

 

DSCN8784DSCN9920.JPGDSCN8862.JPG

Los horarios para encontrar comida para los niños son perpetuos, hay infinidad de tiendas de conveniencia abiertas las 24 horas donde se pueden encontrar bebidas y comidas preparadas, pañales y todo lo imprescindible, se encuentran incluso en los lugares más remotos y en las ciudades hay una tienda cada diez metros, los puestos callejeros abundan y sobretodo por la noche cuando cualquier parada de comida se despliega sobre la calle, eso si, mucha de la comida no se sabe que es y puede llegar a ser extremadamente picante.

En cuanto los alojamientos hay de todo tipo, generalmente buen precio en relación al alto nivel de vida del país, la red de coachsurfing está muy extendida y es muy popular, otras opciones de alojamiento por trabajo intentamos pero sin éxito, mayormente por viajar con niños fuimos rechazados.

Si quieres seguir con los relatos que publicamos anteriormente:

Hualien: Coachsurfing en Zhixue y Taroko national park

Kenting y Kaohsiung: el extremo sur.

Meinung: corazón de Taiwan

Los  mejores recuerdos de Taiwán con niños:

-Los exquisitos dumplings, fue para nosotros la comida más deliciosa, hay infinidad de rellenos: cerdo, maíz, verduras, ternera, pollo, con picante…estos también se combinan en sopas.

-Los gigantescos mercados nocturnos donde se puede apreciar la auténtica gastronomía Taiwanesa.

-La amabilidad de la gente con los niños, sobretodo en los espacios públicos.

-La facilidad de transporte en el país: rápida y eficiente a todos los lugares.

-La costa Este del país fue una de las más sorpresas a nivel paisajístico.

-La infinidad de actividades en la siempre vigorizante ciudad de Taipéi.

-La seguridad que ofrece el país, decir que uno de los países que nos hemos sentido más seguros, a parte de la facilidad para hacer autostop.

-La cantidad de gente en este país que tiene la oportunidad de viajar: la mayoría de personas que conocimos había estado en Europa.

Los aspectos que no nos gustaron tanto:( hay que pensar que culturalmente somos Occidentales)

-La conducción temeraria de las motos por las calles que hacen que caminar sea todo un reto con niños.

-La comida picante siempre presente en los puestos ambulantes.

-La masificación de gente en los lugares turísticos, especialmente los fines de semana.

-Entrar en aguas termales con niños, por la cantidad de gente, por las normas que hay para niños y la temperatura del agua no siempre confortable para los peques.

-La cantidad de centrales nucleares que hay en el país, pero debido a la cantidad de producción que se genera y  la población este tipo de energía es ineludible.

Con todo esto, un país poco conocido para el turismo Occidental pero muy recomendable de visitar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios