Fiji : bula! buscando el paraíso.

 

Fiji : bula! buscando el paraíso.

Casi seis meses llevamos desde que, salimos el día  20 de Septiembre de casa, este es el séptimo país de nuestro viaje, después de tres meses recorriendo 10.000 kilómetros  por Nueva Zelanda nos apetecía algo de descanso de conducir, buen tiempo y playas, esto podría ser sinónimo de Fiji, paraíso turístico en mitad del pacífico.

DSCN3463.JPG

El día 27 de febrero aterrizamos en Nadi, ha pasado tiempo pero el internet en los próximos 50 días nos impedía actualizar nuestro blog, nos alojamos en Namaka un barrio cercano al aeropuerto, en casa de Kanavu y su familia, cinco hijos, marido y abuelos, junto con nosotros cuatro en una casa que había sido devastada por las ultimas inundaciones, millones de mosquitos y televisión a gran volumen, esto era la real Fiji, más humilde que lo que patrocinan en las agencias de viajes o uno piensa en su mente.

Las ciudades nunca nos han gustado y siempre evitamos estar, esta no era una excepción, ruido, obras, calor, perros callejeros que impiden pasear por la noche, pero para nosotros también era una experiencia estar en casa de una familia local y conocer como viven, los Fiyianos son de las personas más tranquilas que nos hemos encontrado, siempre aprovechar para estar estirados incluso comiendo.

DSCN3474

Después de estar dos días en la ciudad y buscar sitios para ir, nos bloqueamos bastante sobretodo por el precio de los alojamientos, la realidad es que hay dos tipos de turismo, el que va a lujosos resorts paradisiacos y otro el mochilero procedente de Australia y Nueva Zelanda que aprovecha la cantidad de dormitorios que ofrecen a buen precio estos resorts, nosotros no encuadramos en ninguno así que intentamos buscar algo alternativo.

El primer sitio que encontramos fue en la Coral Coast, situada al sur de la isla Viti Levu, una de las dos grandes islas de las más de 300 que hay en este país, la zona es agradable: hay un coral alrededor de la isla muy recomendable, los pueblos que hay alrededor son muy rústicos, para comer solo hay pequeños economatos que venden enlatados y bebidas, así que,  la única opción de huir de los precios de los restaurantes de los hoteles en preguntar en el pueblo si alguien te puede preparar la comida y comer en su casa.

DSCN3525.JPG

DSCN3455.JPG

Después de unos días nos fuimos al norte cerca de Tavua, allí habíamos contactado con una familia Hindú que nos iba a alojar por 50 dólares al día (unos 25 euros), nos trasladamos en uno de los autobuses que no tienen ventanas hasta Lautoka y desde allí otro, el calor aquí es sofocante sobretodo cuando te alejas del océano, los autobuses son conducidos casi siempre por Hindi-Fiyianos, estos son un 40 % de la población, el resto Fiyianos y chinos, el choque cultural en este país es enorme, las dos poblaciones mayoritarias: Fiyianos y Hindús son culturalmente opuestas, los Fiyianos destacan por su tranquilidad y amabilidad mientras los Hindús son impacientes y a veces rudos, lo comprobamos al subir siempre al autobús, no permiten perdida de tiempo al subir y siempre se enojan, para las dos sociedades en difícil convivir en harmonía.

DSCN3543.JPG

DSCN3540.JPG

DSCN3536

La familia Mukar era una familia hindú que trabajaban como profesores, nos ofrecieron las comidas típicas hindús, la curiosidad de esta familia  era que religiosamente eran testigos de Jehová, no utilizaban  cubiertos para comer y siempre estaba la televisión  encendida a gran volumen.

DSCN3533.JPG

DSCN3558.JPG

De aquí contactamos no fácilmente con una familia Fiyiana en las islas Yasawas, así que después de cuatro días de intensa lluvia y calor, y con una decepción tremenda de este país, nos dispusimos a buscar si el paraíso existía realmente en este país o era solo a costa de un gran desembolso de dinero.

En el puerto de Latoka nos esperaba Weiss con su pequeña lancha para llevarnos a la isla de Waya Lei Lei, situada a casi dos horas de tierra firme, después de un trayecto bajo el intenso sol llegamos al viejo pueblo de Namara, éste fue declarado zona no segura por un desprendimiento que destrozó alguna casa hacia años, los habitantes fueron obligados a trasladarse al pueblo nuevo de Namara pero muchos desistieron y se quedaron en el viejo pueblo, en esta isla destacan los dos resorts cercanos que son de propietarios Fiyianos , cosa no común, y por suerte la mayoría de los locales trabajan allí.

DSCN3654.JPG

DSCN3648.JPG

DSCN3844.JPG

La casa donde nos alojamos  vivían Ruci y Mali, junto con sus cinco hijos, la mitad de la casa era nuestra habitación, el resto, un comedor sin mesas ni sillas y una pequeña habitación donde dormía toda la familia, la cocina siempre esta fuera de las casas, éstas son cuatro planchas grapadas donde hay un agujero para la salida de humo, para cocinar utilizan madera y restos de coco, el lavabo también esta siempre fuera de las casas, no todo el mundo tiene, cerca de la playa muchas casas tienen un cubierto   formado por trapos y alguna cuerda para poder estar estirados, aquí pasan la mayor parte del día los locales, muchas casas no tienen luz y solo dos en todo el pueblo tienen neveras.

DSCN3755.JPG

DSCN3752.JPG

En estas islas nunca encontramos hindús, una característica de los locales es que las mujeres y niñas nunca llevan pelo largo, ni pendientes, los domingos son días de descanso y misa, por cierto aburridísima, y siempre fiji time obligado después de comer, mucha gente incluso come en posición descansada, importante dar gracias por la comida escuchando los largos sermones y respetar el orden de los comensales, aquí los niños son los primeros, la cocinera es siempre la última.

DSCN3758.JPG

DSCN3859.JPG

Ruci nos hizo sentir como en casa, siempre atenta, cocinando siempre sus exagerados platos , pescado fresco y comidas especiales para los peques, su afán por enseñarnos su cultura y lengua. Siempre sonriendo y insistiendo para que comiéramos más, la gente aquí come muchísimo, no entendían como podíamos comer tan poco, por lo que oímos a otros turistas la comida en los resorts es justa y cara, aquí en cambio no sentimos en ningún momento esta sensación.

DSCN3763.JPG

DSCN3768.JPG

Visitamos la escuela de la isla, donde los niños mayores de cinco años permanecen internados durante la semana escolar, aquí la disciplina es muy importante, la figura del maestro, la familia, todos los niños quieren ir a la escuela, era difícil de justificar que nuestra hija con cinco se dedicaba a viajar por ahí y no tenía que ir al colegio, los más pequeños llegan en lancha y cada día vuelven a casa.

DSCN3886.JPG

DSCN3891.JPG

DSCN3880.JPG

DSCN3908.JPG

DSCN3927.JPG

Con Weiss en su barca  Dhara y yo fuimos a un arrecife situado a media hora de la isla donde se podía nada con tiburones y un montón de peces, fue una experiencia única.

El pequeño de nuestra familia Kiram cumplía su primer año, que mejor sitio para su celebración que en compañía de los niños del pueblo, canciones en Fiyiano y estar en estas hermosas  playas en esta época del año.

DSCN3786.JPG

DSCN3811.JPG

DSCN3777.JPG

DSCN3828.JPG

DSCN3792.JPG

Lo mejor de la estancia fue la ultima noche Ruci nos preparó una cena en la playa con un fuego, con pescado , zumo típico de la isla (agua con polvos ) y ice bloc (helado del mismo zumo).

DSCN3951.JPG

DSCN3961.JPG

Después de tres semanas en Fiji nos vamos a Samoa, Vinaka!

 

 

 

 

 

Anuncios

Aoraki: por las nubes de Nueva Zelanda

Aoraki: por las nubes de Nueva Zelanda

Aoraki o Mount Cook es la cima más alta de Nueva Zelanda, con una altura de más de 3700 metros, además es el nombre que recibe el parque nacional que lo rodea.

DSCN3192.JPG

Aquí nos alojamos en Twizel, pueblo que esta a una hora de la entrada del parque, este zona es de las más aisladas del país y la que más nos gustó, el pueblo está rodeado de lagos de color turquesa y agua gélida, Ruataniwha y Ohau son los más famosos.

DSCN3177.JPG

Nos alojamos en casa de Haikai, un nova zelandés con costumbres chinas que vivía entre ambos países, la casa era una antigua panadería rehabilitada, el almacén era una habitación decorada al puro estilo Chino con estufas y cocinas de leña, el resto de la casa era un museo natural, colecciones de mapas, enciclopedias, colecciones de botánica, adornos chinos y más, entre el hueco y armarios teníamos nuestra cama, Haikai pese a sus 72 años se sentía activo, trabajaba haciendo proyectos de abastecimiento de agua en la zona, tenia un huerto al que dedicaba tiempo y durante cinco meses viajaba a China, gracias a la doble nacionalidad que poseía.

Es una de las personas más cultas y activas que hemos conocido, había leído tantos libros , la colección de su casa era mayor que muchas bibliotecas del país y había viajado por la India, China y Nepal toda su vida, viajando por las zonas más marginales y rurales, además tenia un conocimiento culinario elevado, cosa que comprobamos por la comida que nos cocinó.

DSCN3124.JPG

El tiempo es el factor en contra de la zona, ya que aunque siendo verano en las alturas siempre hay lluvia, viento y frío, el primer día en la zona la lo comprobamos no paró de llover en todo el día y solo hicimos una pequeña excursión al lago Tasman, donde hay un mirador de los glaciares y las montañas de alrededor.

DSCN3208.JPG

DSCN3147.JPG

DSCN3152.JPG

DSCN3226.JPG

Nos quedamos maravillosos por los colores de los lagos turquesa Pukaki y Tekapo.

Abel Tasman: donde el bosque se fusiona con el océano.

Abel Tasman: donde el bosque se fusiona con el océano

DSCN3276.JPG

Abel Tasman ,es un parque nacional situado en el norte de la isla sur, aquí la temperatura es más agradable que en el resto de la isla, hay numerosas playas y senderos en este parque, la ruta entera dura unos cuatro días, para los mas cómodos también hay la opción de contratar lanchas y que te lleven a cualquier rincón y desde allí regresar andando, en nuestro caso andamos y volvimos andando pero una ruta corta.

DSCN3284.JPG

DSCN3297.JPGDSCN3303.JPG

DSCN3271

Desde Tasman nos fuimos directamente al ferry para cruzar a la isla norte donde teníamos tres días antes de volar a Fiyi, parando en Taranaki, bonito volcán y parque nacional, Stratford, donde estuvimos en un camping y en Pukemiro, cerca de  Auckland, siempre en compañía de buena familia, pueblo humilde donde el turismo no llega, la mayoría de habitante de origen Maorí, fue la mejor forma de acabar este viaje en este país, gracias  Mike, Rachel y Molly por esos detalles!

DSCN3366.JPG

DSCN3369.JPG

DSCN3430.JPGDSCN3397

 

Dunedin: pingüinos y leones marinos

Dunedin: pingüinos y leones marinos

Dunedin es la ciudad universitaria por excelencia, también de empinadas calles y la cercanía a la península de Otago.

A parte del centro de la ciudad todas las calles son empinadas, de echo la Baldwin  Street es conocida como la calle con más inclinación del mundo, esto lo pudimos comprobar a pie.

DSCN2632.JPG

DSCN2629.JPG

Aquí nos alojamos en casa de Daniela y Simón, en una casa en las afueras, a cambio de cuatro horas de mantenimiento del jardín nos ofrecían un confortable estudio para toda la familia.

DSCN2650.JPG

DSCN2987.JPG

Saliendo de Dunedin se encuentra la península de Otago famosa por el avistamiento de focas, leones marinos, cormoranes y pingüinos, la verdad es que en cualquier rincón se pueden ver estos animales, como acantilados.

hay varios centros en los que al atardecer se pueden ver pingüinos, pero estos son de pago y hay butacas para observa como vuelven del mar, para evitar estos centros de atracción turística se puede ir a alguna de las playas y con paciencia esperar que aparezca algún pingüino, en nuestro caso en la playa de Sandfly pudimos ver un pingüino al atardecer y otros dos a la puesta de sol.

DSCN2889.JPG

DSCN2579.JPGDSCN2762.JPG

Moeraki Boulders: es otro atractivo de la zona, son unas formaciones rocosas de forma cilíndricas que se encuentran en la playa de Moeraki, a una hora al norte de Dunedin.

DSCN2917.JPG

DSCN2603.JPG

DSCN2618.JPG

DSCN2913.JPG

Nelson Lakes National Park

Nelson Lakes National Park

Ya estamos en la isla Sur, después de cargar nuestro Nissan Windhoek en el ferry hasta Picton, ciudad donde desembarca. Una vez allí nos dirigimos a San Arnaud, puerta de Nelson Lakes National Park, otra vez, la lluvia nos seguía y pudimos ver en la cumbre de las montañas algo de nieve, algo inusual para estas épocas del año: Febrero, que aquí es pleno verano, una estación que no acaba de llegar en  nuestro viaje.

Nos alojamos en casa de Richard Osmaston, político y mecánico, fundador del partido alternativo Free Money Party en Nueva Zelanda, en cual propone un mundo sin circulación de dinero pero una clara industrialización y revolución de la población joven del país, algo complexo pero sus teorías parecen convincentes, actualmente se presenta a las elecciones generales, aprovechamos para disfrutar de la compañía de los animales de su casa: caballos, gallinas, cerdos y coches abandonados.

dscn2045dscn1990dscn2000dscn2015dscn2018dscn2019dscn2021dscn2024dscn2026dscn2027dscn2030dscn2035

Esta entrada fue publicada en 9 febrero, 2017. 1 comentario

Feilding: camino al sur.

Feilding: camino al sur.

Situada más al sur Feilding es un pueblo tranquilo con la típica estructura kiwi, centro con tiendas, iglesia, algún lugar de apuestas y silencio absoluto después de las 5 de la tarde.

Nos alojamos con Daniel y Vicky que vivían en una casa en la montaña, junto, tenían en una granja  de vacas y ovejas en la que toda la generación de Daniel se dedicaba, un trabajo muy dedicado y sacrificado ya que la vida rural aquí requiere unas largas jornadas de trabajo los siete días de la semana, es la otra cara del país, la gente que se dedica a la ganadería en un país inmensamente rural quitando las cuatro zonas cosmopolitas del país.

Vicky tenia organizada una escuela en casa donde algún niño de la zona acudían  junto   dos hijos, esto fue genial para que nuestros hijos participaran con ellos.

Después de Feilding y después de llevar dos meses conviviendo en casa de gente nos apetecía un poco de intimidad y nos fuimos a unos de los refugios que gestionan el Departament of Consevation (DOC) situado en Pohagina, y que, ofrecen por menos de 30 dolares la noche, desde allí hicimos un montón de excursiones casi siempre acompañados de lluvia, hicimos fuego y visitamos la cueva de glow worms (gusanos de luz que habitan en algunas cuevas y paredes cercanas a cursos de agua) la que fue toda una aventura ya que era una hora de carretera de tierra, llegar de noche que es el único momento en el que son visibles y caminar por un barranco lleno de agua heladísima, toda una experiencia que valió la pena aunque acabamos con todos los pies mojados.

Ya desde aquí nos dirigimos a Wellington para coger el ferry hacia la isla del Sur…con parada en la Happy Simply, una casa de unos 5 metros cuadrados que se abastece de forma autónoma.

dscn1884

dscn1769dscn1777dscn1783dscn1785dscn1818dscn1821dscn1861dscn1879dscn1951

 

.

dscn1967

Happy Simply: thanks

Hastings

Hastings:

Ciudad situada al este del país, nos alojamos en la humilde casa de Marnz, Miles y su hija de 9 meses Emjay (Emejota), vivían en una casa situada entre la vía del tren y la carretera estatal, debido a  los altos precios de los alquileres de las casas en la ciudad se tuvieron que mudar a una casa más sencilla, aunque en Europa se percibe que es un país de gran esplendor, gran cantidad de gente vive con mínimos, los precios de los alimentos son carísimos, la gasolina tan necesaria aquí es prohibitiva y entre otras  tantas otras cosas, los sueldos son bajos en comparación con el nivel de vida, cuando sales de las rutas turísticas, no te alojas en hoteles y no conducen una auto caravana la realidad de este país es bien distinta.

Pese a todo esta gran familia joven, de menos de 30 años y que ya tenían cuatro hijos aunque solo la más pequeña vivía con ellos nos ofreció toda su hospitalidad, y nuestros hijos pudieron disfrutar una vez más estar alojados en una familia con niños.

Asistimos al primer festival familiar en Nueva Zelanda,en Waitapiki Beach, situado a una hora al norte de Hastings esta hermosa playa con un paso en balsa incluido para cruzar el rio asistimos a un festival llamado familiar, con actuaciones de grupos un poco carrozas y la inclusión de Mary Poppins.

dscn1705dscn1706dscn1724dscn1749dscn1755dscn1758